Arcoiris de cuentos de Alberto Acosta Brito
   
     

Arcoiris de cuentos
 

Sinopsis:

35 cuentos infantiles contados lo más cercano posible al intelecto infantil, tal y como lo pudiera escribir un niño de 6, 7 u 8 años, a través de sus situaciones y personajes se pueden inculcar los más primogenios valores humanos. Cuentos sencillos pero cargados de enseñanzas que harán de los niños mejores personas.

 


Compre este libro en:
Amazon
Smashword
Xinxii
Lulu
 

 



Ir a la página del autor

Arcoiris de cuentos: cuentos para niños

Cuentos "La viejita Aleida" y "Karlota y la investigación  de la muñeca desaparecida".

"La viejita Aleida"

Roxana, Carlitos y Roberto eran los niños del barrio. Allí vivía una viejita llamada Aleida que siempre regañaba a los niños porque hacían travesuras en su patio. Menos a Roxana que era una niña muy tranquila.
Un día la niña vio que la viejita estaba regañando a Carlitos que se subía  en el  árbol de su patio y después empezó a sollozar. Al otro día la niña decidió ir a visitar a Aleida y así lo hizo. Ella se puso muy contenta al recibir esta visita. Roxana le preguntó por qué lloraba el  día anterior y la viejita le contestó que se había acordado de su nieto Alain que se había muerto y lo extrañaba mucho. Al día siguiente Roxana volvió a visitarla y le trajo pastelillos. Aleida le agradeció mucho. Pocas horas después Roxana reunió a los otros niños y les dijo que no hicieran más travesuras en el patio de la pobre viejita. Los niños no le hicieron caso y continuaron haciéndolo. La niña los volvió a regañar, y ellos esta vez le hicieron caso. Aleida le agradeció muchísimo y jamás volvió a llorar porque nadie maltrató a sus plantas y tenía una niña que la visitaba todos los días. Desde ese momento se le conoció como la viejita feliz.
     

Karlota y la investigación  de
la muñeca desaparecida

–¿Dónde estará Verónica? –dijo Gabriela afligida– Es mi muñeca preferida y por más que la busco no la encuentro… voy a llamar a mi amiga.
–Oigo –contestó Karlota al teléfono, Gabriela la había llamado ahogada en llanto.
–Se perdió Verónica.
–No te preocupes, la buscaremos juntas.
Gabriela y Karlota comenzaron a buscar la muñeca. Buscaron en todas partes y Verónica no aparecía.
–La perdí, se la llevaron o se aburrió de jugar conmigo –exclamó llorosa Gabriela.
–La encontraremos, seguiremos buscando, no hay que cansarse: ¿Cuál fue el último día que jugaste con ella? –dijo Karlota.
–Anoche jugamos un rato antes de acostarnos, por la mañana me fui al colegio y no la vi. Pensé que mamá la había guardado, cuando regresé de la casa le pregunté y me dijo que no la había visto en mi cuarto cuando lo recogió –dijo Gabriela.
–A ver, vamos a hacer una cosa, un juego de preguntas, yo pregunto y tú respondes –propuso la  amiga.
–Está bien.
Karlota sonrió y Gabriela se sintió feliz al ver que tenía a alguien con quien jugar. Por un momento olvidó a la muñeca perdida.
–¿Cuándo terminas de jugar recoges tu cuarto?
–No, mamá se ocupa de eso.
–¿Cuándo te levantas por la mañana, tiendes la cama?  
–No, mi mamá  es la que lo hace.    
–¿Cuando llegas de la escuela recoges tu uniforme?
–No, mi mamá es la que se encarga de eso.
–Entonces eres desorganizada. ¡Vamos a seguir buscando!
Siguieron buscando.
–¡Mira, mira, es tu muñeca, estaba detrás de la cama!
–No me pude imaginar que era tan regada –dijo Gabriela, sonriéndose.        
–Gracias, amiga.
–No, gracias a ti por esta aventura tan divertida.

Puede encontrar más cuentos infantiles en:

Arcoiris de cuentos:
http://www.amazon.com/dp/B005RFFNC8

o en:

http://www.smashwords.com/books/view/95870

o en:

http://www.xinxii.com/es/arcoiris-de-cuentos-p-331118.html

o en:

http://www.lulu.com/product/ebook/arcoiris-de-cuento/17267349?productTrackingContext=author_spotlight_378661_

 

Ir a la página del autor